Tratamiento de la tendinosis

Compártelo!

Existen muchos tratamientos para la tendinosis, pero son genéricos y no aceleran demasiado el proceso de curación. Sin embargo, estos tratamientos pueden utilizarse para controlar los síntomas, reducir el dolor y comenzar a curar los tendones dañados. Los tratamientos más comunes incluyen el descanso, terapia física, terapia de ondas de choque, tratamiento con frío, aparatos ortopédicos, suplementos nutricionales y, como último recurso, la cirugía.

El reposo y la terapia física pueden ser los tratamientos más eficaces disponibles para quienes sufren de tendinosis. El descanso permite que con el tiempo tendón sane, y la terapia física puede ayudar a acelerar la curación con los ejercicios correctos. La terapia con ondas de choque es un tratamiento relativamente nuevo que lanza ondas de sonido directamente al tendón afectado, que reduce el dolor y acelera la curación. El tratamiento con frío es un método de alivio del dolor temporal en el que se colocan bolsas de hielo sobre la zona para reducir los síntomas.

A menudo se utilizan aparatos ortopédicos para tratar la tendinitis de la muñeca, el codo, el tobillo y la rodilla. Los aparatos ortopédicos ayudan a mantener los tendones durante la actividad, pero no se pueden usar en todo momento o la fuerza y ​​la flexibilidad se pueden perder. A veces los suplementos nutricionales se utilizan en combinación con otros tratamientos. Aunque no hay mucha evidencia científica que apoye las pretensiones de estos suplementos, muchos pacientes han reportado buenos resultados al tomar vitamina C, vitamina E, glucosamina y condroitina. La cirugía se usa como tratamiento para la tendinosis sólo cuando el paciente experimenta dolor agudo, crónico y no responde a otros tratamientos.

Compártelo!

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí